Categorias Fijaciones y adaptadores Cómo taladrar el aluminio

Cómo taladrar el aluminio



Las placas Lunático están pensadas para poder ser adaptadas, de forma sencilla, al uso que usted quiera darle.

Por ello las fabricamos en aluminio macizo, que presenta muchos menos problemas a la hora del mecanizado que los perfiles extruidos.

Necesitaremos:
    Imprescindible:
  • Un taladro electrónico (para poder taladrar a baja velocidad) Si el taladro es de columna facilita mucho toda la operación, pero no es necesario.
  • Una broca para metal del diámetro adecuado (es mejor hacer el taladro algo mayor -1mm, por ejemplo- de lo necesario, para tener margen)

    Opcional:
  • Algo de aceite, o incluso leche para lubricar la broca
  • Un punzón y martillo para marcar
Para comenzar, medimos y marcamos la posición donde queremos realizar el agujero. Si es posible, con el punzón (un buen clavo puede servir), realizamos una marca en el punto exacto; esto ayudará a que la broca no tienda a cambiar de posición.

Agarramos bien la placa a una mesa (utilizando unas sargentas o similar, aunque si el taladro es pequeño - de unos 5mm o menor - un ayudante con guantes puede ser suficiente).

Untamos un poco la broca en aceite (si es de corte, perfecto, si no, mineral, incluso de oliva, leche... cualquier cosa que lubrifique).

Teniendo cuidado de poner el taladro vertical, y valiéndonos de la marca que hemos realizado, presionando ligeramente hacia abajo, arrancamos el taladro a una velocidad media / lenta (cuanto mayor sea la broca, menor la velocidad).

Si el taladro es pequeño o la plancha gruesa es indicado retirar el taladro varias veces, retirar la viruta y volver a lubrificar. Se suele recomendar retirar para limpiar la broca cuando se perfora una distancia igual a su diámetro.

Atención al acercarse al final de la plancha, ya que el taladro tiende a bloquearse; conviene entonces presionar de forma más ligera, a menor velocidad, y agarrar el taladro con firmeza.


Notas de seguridad:
  • El metal es más difícil de taladrar que la madera o la tabiquería; extreme la precaución, trabaje con suavidad y una vez taladrando, tenga cuidado en no acelerar excesivamente el taladro.
  • Si la mesa de apoyo no es una mesa de trabajo, conviene poner un trozo de madera o algo parecido para evitar perforarla.
  • Este procedimiento puede ser complicado para brocas grandes (digamos mayores de 7mm), ya que el taladro ejerce mucha fuerza en sentido contrario.
  • ¡Utilice siempre gafas protectoras!